Inicio » ¿Qué es la capilaridad?

¿Qué es la capilaridad?

Bien cierto es que sin capilaridad no hay vida. Este fenómeno natural es el que proporciona el agua de las capas más profundas del terreno y los alimentos a las plantas y árboles, y a su vez estos nos proporcionan aire renovado y….
Pero en Humipro no nos andamos por las ramas. Lo cierto es que la capilaridad es un fenómeno complejo que afecta al interior de los materiales porosos y consecuentemente a los materiales de construcción.
Hay que tener presente, que al ser los materiales de construcción, en su mayoría de elevada porosidad, permiten  estos el acceso al interior de sus cuerpos, (mediante el ascenso o subida) del agua del terreno, y que al encontrase este agua con los materiales de construcción sin protección, se nos transforma entonces este fenómeno físico asociado a varios fenómenos más, en Patología de la construcción.
¿Porque es tan perjudicial la humedad de capilaridad?
Pues simplemente por que permitir esta subida de las moléculas de agua por el interior de los capilares implica fenómenos asociados, como el arrastre de sales del terreno que pueden eflorecer en superficie, o lo que es peor expandirse a pocos milímetros de la capa exterior, convirtiéndose así las sales, en autenticas demoledoras de los materiales de construcción.
Tener agua en las paredes no es bueno ni para su comportamiento resistente, ni por su disminución del aislamiento térmico ni por su insalubridad.
Las sales solubles pueden provocar la desaparición completa del componente más débil, normalmente el mortero, pero si continúa el aporte y se varían las geometrías de la evaporación, se termina desintegrando totalmente el ladrillo y la pared.

.Los mampuestos o piezas de sillería, son afectados directamente si se tratan  de areniscas. Pero normalmente en estos muros, la afectación se circunscribe a las llagas de mortero lo que provoca que tras su desaparición las piedras se caigan.
También, las heladas obligan a expandirse a estas “bolsas de agua” que contienen los materiales y a romper el material por fractura al aumentar su volumen en un 9%. Es la crioclastia.
En las estructuras modernas de hormigón armado, la carbonatación asociada a la interacción del agua y el CO2 implica la  pérdida de la protección química que el hormigón proporciona al acero interior, por descenso de la alcalinidad por debajo de  un Ph 9 y posteriormente de la destrucción de estos aceros por corrosión al contactar con el agua. La humedad en el Hormigón.
Provoca también movimientos hídricos, por ciclos continuos de humedad-sequedad en las fábricas de ladrillos, que al no estar previstos, produce fracturas en las paredes.
Las expansiones por humedad y los empujes que efectúan las sales del terreno son capaces de demoler cualquier construcción que no se ha realizado con la necesaria previsión de este fenómeno tan habitual como natural.
También producen efectos de hidrólisis, que transforman los silicatos, mas duros, en arcillas, más blandas y afectables por cambios en el  volumen y lavados.
Los agotamientos de los materiales por exceso de humedad significa que se reducen las resistencias mecánicas de algunos de los materiales más comunes, ladrillos piedras, bloques, generando micro fisuras paralelas al sentido de su resistencia de compresión, (normalmente perpendicular al suelo). La suma de estas fisuras, provoca grietas que acaban llevando a la ruina muros enteros.
Todos y en Humipro también sabemos que el agua es vida. Pero la aparición de vida en forma de hongos, líquenes o bacterias, genera procesos químicos que degradan a los materiales. Podemos evitarlo.
Purulencias, excamaciones, arenización y desplacaciones, son también fenómenos degenerativos que sufren las piedras y fábricas por la humedad capilar combinada con los agentes meteorológicos más comunes.
El mármol y otras rocas calizas, tan comunes en interiores y algunas fachadas se transforman cuando se producen degeneraciones químicas que los convierten en yesos.
Es por todo esto, que el agua en su aparición en las edificaciones como fenómeno de humedad de capilaridad, se transforma en una patología grave de la construcción

Un poco más de teoría de la humedad de capilaridad.
En Humipro, no hemos propuesto eliminar la humedad de capilaridad, quitar la humedad de su casa para siempre.
Continuando con la idea de traducirles al lenguaje más común y fácilmente entendible por todos estos fenómenos físicos hay que saber que en teoría, en teoría… la capilaridad se basa en la interacción de las moléculas de un líquido con las tensiones superficiales de cada material y el diámetro de los capilares.
Pero en la practica, en la vida real, todo esto se torna mucho más complejo al no existir capilares continuos en el interior de los materiales, sino más bien una compleja red de capilares, zonas huecas, poros y pequeñas cámaras solo accesibles por el vapor de agua, añadiendo además direcciones variables y distintas rugosidades, secciones distintas y diversas tensiones superficiales.
La porosidad es distinta en cada material y su tensión superficial lo es también, lo que sumado a los diferentes diámetros de poros y capilares, hacen a cada material distinto frente a la absorción de la humedad de capilaridad.
¿Pero que es la tensión superficial?
A grosso modo, para entender que es la tensión superficial, hay que imaginarse al líquido como un conjunto de moléculas. Bien, pues todas las moléculas de agua de un mismo depósito, por ejemplo un poro, se hallan en equilibrio al estar estas atraídas por igual por el perímetro, (la forma, las paredes), del material del poro.
Pero tanto las moléculas que están próximas a la superficie, como las que forman parte concretamente de esta superficie se encuentran desequilibradas del resto.
Este desequilibrio, genera una mínima energía potencial que como en todo sistema natural tiende a ser mínima. Y ya que la mínima superficie posible para toda esa área de pared es la plana, se deduce entonces que la superficie libre del líquido es plana. La tensión es constante en cada punto y se forma entonces una “membrana separadora” que es aprovechada por ejemplo, por algunos insectos para posarse en el agua sin mojarse.
Pero en el interior de los poros o capilares las tensiones varían al incluirse la relación altura-diámetroy la viscosidad, haciendo que esta superficie adquiera un aspecto cóncavo o convexo. Como una bola de mercurio si es alta la tensión o más plana si el material es muy absorvente
Estos fenómenos hacen que el líquido disponga de una mayor o menor tensión superficial con el cuerpo que los recibe y que asociado al diámetro de los capilares del material de construcción y a la propia carga eléctrica natural del agua, hacen que se produzca una ascensión que es mayor cuanto más finos son los conductos o capilares.
Como comentaba antes, las superficies de los poros, cargadas de electricidad, ayudan a la penetración y a la ascensión  del líquido también cargado eléctricamente por atracción eléctrica.
Este fenómeno natural, es el que permite a los sistemas electro-físicos invertir el campo eléctrico y desecar el muro completamente. Y esto no es teoría, es una realidad desde hace muchos años, que se va imponiendo como sistema de secado de la humedad de capilaridad y que Humipro realiza para ustedes desde hace tiempo y con excelentes resultados.
En el laboratorio, el nivel alcanzado por el líquido, se equilibra en un punto y ya no sube más, pero en la vida real, el proceso es continuo debido a la evaporación del agua por la superficie del material de construcción debida a la aireación, la insolación y la temperatura.
Antiguamente, el agua del subsuelo podía evaporar con o sin gases migratorios por el conjunto del terreno abierto. Hoy en día, el asfaltado de las calles, ha convertido a los muros de los edificios en autenticas chimeneas para el agua del subsuelo y los gases migratorios.
Entonces, ¿a que altura puede subir la humedad de capilaridad?
La ley de Jurin, nos traduce que la altura alcanzada por un líquido en un conducto capilar es directamente proporcional a la tensión superficial e inversamente proporcional a su diámetro, por lo que los materiales con una alta tensión capilar y el poro más pequeño, si reciben suficiente aporte de agua harán que el zócalo capilar alcance mayor altura.

Es básico para diferenciar una humedad de capilaridad, observar que la zona afectada es paralela al suelo. Y de aspecto general en el conjunto de la casa normalmente.

Las alturas alcanzadas, varían de pocos cm. cuando es una humedad de osmosis, (pura atracción eléctrica), a grandes alturas cuando se dan todas las combinaciones fatales, tensión superficial entre el agua y el material muy alta, capilares muy finos y gases migratorios del subsuelo, hacen que se puedan alcanzar varios metros.

Una medida hasta 120cm, es lo más habitual.
Puede presentar desde su parte media a la más alta, una franja más afectada ya que esta es la zona de evaporación, en donde ya sea por la estacionalidad o por variaciones del nivel freático se da la diferencia de niveles de las diversas alturas.
Las sales al evaporar, rompen el revestimiento o el muro propiamente, presentan manchas o presencia de sales cristalizadas.

Para intentar averiguar si la humedad que nos afecta es la de capilaridad no hay que buscar tanto la altura, como la continuidad en el muro.
Al contrario que las humedades de filtración, la humedad de capilaridad es continua en el muro, disminuyendo al acercarse a puertas o ventanas, al disponer en esa zona de una mayor superficie de evaporación. Paralela al suelo incluso en escaleras y calles con pendiente.

Rotura de revestimientos y disgregación de las pinturas son síntomas de este tipo de humedad. zócalos que se desprenden pueden ser también un síntoma.

La capilaridad, puede darse no solamente por el agua del terreno, sino también por roturas de bajantes que empapan el terreno y van expandiéndose lateralmente y por encuentros entre superficies verticales-horizontales, constituyéndose en una falsa capilaridad pero de efectos parecidos, en patios, jardines…

Contacte con Humipro, le eliminaremos para siempre las humedades de capilaridad con el método más adecuado a caso en concreto.